Reseña | Pídeme lo que quieras - Megan Maxwell



Novela erótica, ágil de leer, con una protagonista dependiente, con unos personajes increíbles y que te llegarán al corazón




Pídeme lo que quieras es una novela erótica donde nuestra protagonista, Judith, trabaja en una empresa alemana. Un día como otro cualquiera, se queda encerrada en el ascensor con otras compañeras y un hombre. Al ver a éste interesándose por ella, empiezan a tontear. Al salir del ascensor, Judith se entera de que es Eric Zimmerman, el hijo del dueño de la empresa. Después de este encontronazo, deciden quedar y ahí es donde comienza toda la magia.

Para ser sinceros, no soy un gran fan de la novela erótica, por no decir que no soy fan ni de la novela de romances. Pero necesitaba desconectar de la novela juvenil, por eso no ha habido reseña estos días (lo siento mucho).

A pesar de que las escenas de sexo son muy explícitas (solo faltaba que Judith bailase Anaconda delante de la cara de Eric...), no se me han hecho pesadas. Mantiene un buen ritmo durante toda la novela, y es verdad que quitando las escenas de sexo, la trama se queda un poco corta.

Como en toda novela erótica, la chica es la sumisa y el chico el dominante, cosa que me pone de los nervios, pero en esta novela, la protagonista es muy rebelde. Dice y hace lo que quiere cuando le sale del mismísimo. Eso es un punto muy a favor, y es que en esta novela, la chica tienen un poco de voz, mientras que en otras, la chica es completamente muda.

No conocía nada de la historia, sólo lo que decía la sinopsis, y me he quedado bastante sorprendido, ya que yo iba con la mentalidad de sexo, machismo, y más sexo. Pero detrás de todo esto, hay una historia de amor que me he creído.

Tanto la construcción de personajes principales, secundarios, y la historia de amor han sido aceptables. Lo único que no me ha gustado de toda la historia han sido los momentos en los que se ''prestaban'' a otros, es decir, ellos se querían para ellos solos pero dejaban que follaran con otros, y yo con mi cara de ¿qué cojo...?

El único gran fallo que encuentro es que, a pesar de que Megan es española, hay expresiones que no he sabido pillar. No sé si es porque están mal escritas, o porque no se leer, pero en varias ocasionas han hecho que desconecte del ambiente de lectura.

Le he puesto un 2,5 porque las partes eróticas no han funcionado conmigo y por el fallo de escritura. Pero le apruebo porque el amor entre Judith y Eric me parece real.





Aunque está calificada para mayores de 18 años, yo la recomiendo a todas aquellas personas que quieran pasar un rato divertido y desconectar de la rutina y para todas las personas que son un poco maduras y no se ríen cada vez que ven escrita la palabra PENE o VAGINA. Por favor, maduremos.


2 comentarios:

  1. ¡Hola! La verdad es que no he leído ningún libro de temática erótica. No me gusta que las historias se centren sólo en eso, aunque sí me gusta que siempre haya un toque. No creo que me lo lea, así que lo dejaré pasar. Acabo de descubrir tu blog, te sigo :) Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tampoco me gusta que las historias tengan muchas escenas.. Pero bueno.. Tampoco me disgustó.

      Muchas gracias =)

      Eliminar